sábado, 18 de abril de 2020

El hogar que habitamos




Seguimos avanzando en las semanas de confinamiento, ya pasamos el mes y es más que probable que por delante tengamos nuevas semanas, meses alejados de la normalidad conocida. Hemos de adaptarnos a nuestra nueva situación, dinámica, cambiante, diferente para todos.

Ansiamos la libertad cotidiana, más allá de los grandes acontecimientos, viajes a lugares lejanos, conciertos, festivales y fiestas populares que están descartados al menos a medio plazo, nos vendría muy bien un simple paseo, una simple cerveza en una terraza, sentarnos al sol, tocar el agua del mar, del río, la hierba o cualquier pedacito de naturaleza que ahí afuera continúa su ciclo vital.  Niños y grandes necesitamos correr, saltar y ver a nuestros amigos y familiares. ¡Tantas cosas sencillas!

La salud de muchas personas depende del estilo de vida que lleven, actividades como salir a andar, bueno para todos, imprescindible en patologías como la diabetes, las afecciones cardiacas, la depresión, están ahora paralizadas. Por mucho que hagamos en casa, no llega, aunque bajar a comprar sea un motivo para mover las piernas, es insuficiente, las enfermedades de muchos avanzan y se alivian a base, tal vez, de incrementar medicaciones que fueron evitadas por el hecho de caminar en el parque habitual, en la playa, de ir cada mañana con el grupo de amigas que al tiempo que caminan hablan de sus cosas, tal vez presuman de sus nietos, o se quejen de sus maridos, tal vez los anhelen en estos días de soledad porque ya no están, tal vez simplemente este rato alivie tantos otros llenos de reproches, insultos, malas caras.

¡Cuántas situaciones diferentes!  Sabiendo que hacemos lo que hay que hacer no deja de pesar en la espalda de cada uno, en el corazón, en las varices que crecen, la tensión que se dispara, los pensamientos que se abarrotan en la cabeza aparcada entre cuatro paredes.

Sabemos que los niños necesitan salir, no hay duda. Sin embargo, creo que es preciso considerar la situación psicosocial, igual que se está haciendo en el sector económico para tomar medidas en la desescalada. ¿Quién ha de salir primero? Si se aplicara un criterio de justicia social, los que estén en situaciones precarias. No creo que sea difícil de analizar este punto, metros de vivienda, personas que la habitan, situaciones de salud y necesidades concretas. Todo está registrado igual que lo están nuestros datos económicos.

La desescalada de este modo tendría en cuenta el ámbito psicosocial y las necesidades de salud en otras patologías que quedarán después de esta emergencia y que siguen agudizándose precisamente por ella.

Por otro lado, madres, padres, educadores y psicólogos que reclaman la salida de los niños primero por sus consecuencias graves en su salud, me permito argumentar matices.  Me encuentro entre estos profesionales, creo que hablo con conocimiento de causa y con la reflexión y análisis previo antes escribir estas palabras.  Considero que no es una situación que en sí misma vaya a causar graves consecuencias en los niños, creo que es una situación compleja que depende, como decía, de las circunstancias físicas-materiales, psicológicas, especialmente de los adultos y del manejo de la situación en cada caso.  No olvidemos nuestra capacidad de resiliencia, de esta saldremos bien parados, primero si estamos sanos y segundo si gestionamos adecuadamente la situación.  Cuando los niños salgan habrá que seguir gestionando sus ganas, las nuestras, su energía y las relaciones con los otros, hay que prepararles para ello, es un gran aprendizaje que básicamente refleja la importancia de la cooperación. Los mayores también hemos de darnos cuenta y gestionar nuestras ganas, nuestras frustraciones por lo que ya no es y nuestra posibilidad de construir lo que es posible con lo que tenemos ahora.

Cuando en la universidad impartía la asignatura de Orientación Profesional, les pedía a los alumnos un trabajo denominado Autoorientación, un recorrido introspectivo por su historia en las diferentes áreas de su existencia hasta llegar a su toma de decisiones vocacional. Incluí un apartado llamado aficiones. Tenían que describirlas, su origen, la influencia en sus vidas.  Tengo la teoría de que las aficiones buenas evitan estados improductivos incluso depresivos, a veces se pierden aunque siempre pueden recuperarse o incorporar nuevas.

He de decir que la mayoría atribuían el origen a la infancia o a la adolescencia, y generalmente habían sido generadas en su familia.  Salir a la naturaleza, pintar, bailar o tocar un instrumento.  Jugar juntos a las cartas, al parchís o a cualquier juego de grupo.  Creo que es un buen momento para esto, sé que el día tiene muchas horas aunque también me consta que una adecuada distribución de las mismas, ayuda. Conocer o descubrir intereses da sentido a nuestras actividades, a nuestro gasto de tiempo. En estos momentos la escuela está en casa, los lugares de ocio están en casa, si las personas más importantes están en casa, en tu hogar por difícil que sea tienes lo más importante.  Antes o después pasearemos juntos.

Un día más cerca de la orilla deseada.

Foto: Estación de Metro Retiro, Madrid. Mosaico de Mingote.


miércoles, 8 de abril de 2020

Reflexiones desde la retaguardia

En estas semanas en casa pivotamos de nuestras  inquietudes a nuestros recursos.  Nos enfrentamos a las horas del día con mayor o menor motivación, los habitantes internos nos animan o desaniman en un ir o venir constante. Hacer una rutina o dejarme llevar por el fluir de las horas.  Lo mejor y lo no tan bueno libran una batalla para abrirse paso en el devenir de la cuarentena.  Los días pasan y también vamos generando costumbres de interior. 

En ocasiones podemos sentir como si estuviéramos fragmentados, una parte de nosotros busca lo que desea y no tiene, y otra apremia a hacer lo que hay que hacer. En el centro se ubica la responsabilidad, la cooperación, el cuidado mutuo, que puede aliarse con la creatividad, estirada al máximo ahora, para sobrellevar la prórroga ya confirmada.

Nuestro panorama emocional es complejo, se nutre de pensamientos que configuran estados de mal estar o de equilibrio.  Es de gran ayuda detectar el modo en que nos cargamos, poner consciencia en lo que nos decimos y observar como repercute en cómo nos sentimos.  Aprender a hacer un ”vaciado sostenible”, para evitar volcar de golpe, ya sea en forma de enfado, tristeza o miedo que hacinados se transforman en estados persistentes.  Si acumulamos nuestras emociones crecen, si las detectamos, expresamos, reconocemos, aceptando que no estamos al 100%, disminuyen y se transforman en otro estado más asumible: ”Estoy contrariada, esto no me gusta” es diferente a “Esto no lo aguanto, voy a explotar” ”Esto se va al traste” es diferente de: ”Estamos en una situación difícil, pasará y quiero llegar en buenas condiciones”, tenemos que prepararnos para alcanzar la puerta de salida, cada día algo más cerca.

Nuestras emociones las racionalizamos en nuestra mente y las sentimos en nuestro cuerpo, la tensión se acumula en los músculos, en la respiración, en nuestras tendencias somáticas. En nuestra mano está disminuir el efecto, calmar, observando sin enganchar: ”Esto que me digo habitualmente me lleva a…” Puedo optar por…”.  Aprende a darte cuenta, alguien dijo “Genera consciencia y lo demás vendrá”. Consciencia de lo que pienso y me digo, de lo que hace mi cuerpo, de mi respiración, de lo que expreso y comparto.

Es momento de sembrar, preparar lo que queremos recoger después. Los sentimientos de expansión, derivados de la emoción de alegría, requieren dedicación.  Podemos pensar que han de surgir de manera espontánea y no siempre es así.  La alegría genuina es sencilla si no tenemos bloqueos limitantes, sin embargo, la satisfacción, el disfrute incluso el placer requieren unas acciones previas asociadas a la motivación desde la que anticipamos lo bien que nos sentiremos cuando hayamos logrado eso que nos planteamos. Es una cualidad humana que participa de la planificación, acción, espera y resultado. Se aprende y se entrena, como casi todo.  Es un buen momento para cultivar la mejor versión de cada uno de nosotros.

Mis mejores deseos.

Un día más cerca de la orilla deseada. 


domingo, 22 de marzo de 2020

Apoyo psicológico desde casa




Estimados amigos:

Queremos enviaros nuestro apoyo y cooperación para estos días de aislamiento en casa.  Estas circunstancias que nos afectan a todos, nos alientan a lanzar cabos a quien lo necesite, navegamos en el mismo barco y hemos de aprender a remar en la misma dirección. Más allá de nuestro cuidado físico, imprescindible en estos momentos, hemos de atender nuestras necesidades da salud emocional. 

Afortunadamente internet nos acerca y tenemos acceso a muchos profesionales de distintas disciplinas que nos ofrecen materiales, tutoriales, ocio, etc, para estructurar el tiempo, aprender y entretenernos.



 Es importante no cultivar el hastío, la desesperanza, es diferente de la reflexión, tan necesaria, de la actitud introspectiva para darnos cuenta de cómo estamos, de la reorganización del sentido de lo que vivimos y hacemos, y especialmente de la necesidad de impulsar, cada uno de nosotros, actitudes de cooperación, generar y experimentar sentimientos de comunidad, que nos acercan a nuestros congéneres en estas circunstancias, y estimo que ha de transformarse en un aprendizaje para después, cuando recuperemos la libertad de movimiento, el acceso a los parques, a las terrazas, a las playas, a nuestra vida en las calles. 



Por ahora, la orilla deseada nos espera en una especie de barbecho que le sirve para recuperarse de nuestro impacto, floreciendo la primavera a sus anchas aliada con la lluvia que amablemente estos días riega los campos, limpia las aceras, refresca el aire. Las aves vuelan ajenas a nuestro retiro, algunas tal vez, algo despistadas ¿Donde están estos que hacen kite donde nosotras hemos de beber después de cruzar el estrecho?, ¿Por qué este fin de semana no hay botellas, botes, plásticos que se desplazan hasta el mar confundiendo a los peces? ¿Por qué el aire de las ciudades está limpio?



En casa, cada uno de nosotros, con los nuestros, o tal vez solos, podemos contribuir a la recuperación de todos, desde las habilidades y competencias personales que aliadas con nuestra creatividad,  desarrollemos respuestas a las necesidades comunes y personales.



Hemos habilitado en Instagram @consuelo_rollan_psicologia una ventana de apoyo para las dudas en las que consideréis podamos  ayudaros, especialmente en la gestión del tiempo, el alivio de estados de ansiedad, o cualquier cuestión relacionada con nuestras competencias que podamos dar salida. Además, contamos con este correo habitual de nuestros servicios.


Un abrazo para todos con nuestros mejores deseos.